• Como bien ha descrito el Banco Mundial, entre el 3 y el 5% del PIB mundial se deriva de la llamada “economía azul”

Hay cifras que muchos mexicanos desconocemos. Por ejemplo, que México es el principal exportador global de langosta y el segundo de pulpo. En ese sentido, nuestro país es líder en una tendencia que es descrita como “la nueva fiebre del oro”: la economía azul.

Como bien ha descrito el Banco Mundial, entre el 3 y el 5% del PIB mundial se deriva de la llamada “economía azul”. La salud de este sector está llegando a un punto de inflexión. Cerca de un tercio de las poblaciones de peces están sobreexplotadas, el cambio climático afecta los ecosistemas costeros y marinos y la contaminación marina, particularmente de fuentes terrestres, está alcanzando una proporción tal que su impacto no puede ser medido. Es imperativo que migremos a una manera más sostenible de aprovechar los océanos y los recursos marinos.

De acuerdo con datos de la FAO, para el año 2030, el comercio mundial de pescado destinado al consumo humano superará los 48 millones de toneladas. En términos de consumo per cápita, la región con la mayor tasa de crecimiento será América Latina, con un estimado de 18%.

En el caso específico de México, existen alrededor de 76 mil embarcaciones cuya pesca anual alcanza cerca de 1.7 millones de toneladas. El Atlas Agroalimentario 2018 señala que la industria pesquera nacional ha registrado un aumento del 8.7% del valor de producción comparado con el de 2016.

Existen diversas líneas de acción que México debe adoptar en pro de la conservación de su enorme biodiversidad. De acuerdo con estudios realizados por el Environmental Defense Fund, la adopción de sistemas como el manejo basado en derechos podría asegurar en nuestro país una producción sostenida con un 24% más de capturas y 70% más peces en el mar, en contraste con un escenario donde no se implementen cambios de esta naturaleza. En segundo lugar, resulta igualmente importante el combate a la pesca ilegal, mismo que solo puede conseguirse mediante la observación y verificación coordinadas entre gobierno e industria, como ha sido el caso del atún aleta azul. Finalmente, la adopción de certificaciones y mejores prácticas, como es el caso de una cuarta parte de las pesquerías mexicanas –en términos de volumen– que ya se encuentran certificadas por el Marine Stewardship Council (MSC) como sostenibles; garantizará la implementación de estándares rigurosos en todas las actividades pesqueras.

El miércoles 18 de marzo de 2020 llevaremos a cabo la presentación de World Seafood Industry, feria líder para la industria pesquera y acuícola nacional, en la comunidad yucateca, la cual destaca por encabezar la producción y exportación de pulpo en México y, por ende, uno de los destinos de la economía azul más importantes del país, donde abordaremos este tema con más detalle. Información en: www.worldseafoodindustry.mx

POR AZUL OGAZÓN
DIRECTORA DE WORLD SEAFOOD INDUSTRY
@azulogazon

lctl